La rehabilitación de edificios requiere cuidado y sensibilidad en el tratamiento del edificio existente, introduciendo elementos y soluciones constructivas en la que priman la habitabilidad y la adecuación a un uso cotidiano moderno.

Las obras más habituales son:

  • Supresión de barreras arquitectónicas, mejorando la accesibilidad en edificios antiguos (ascensores, salva-escaleras,…)
  • Reparaciones estructurales de todo tipo en cimentaciones, forjados, pilares,…
  • Sustituciones totales o parciales de cubiertas, retejados, limpiezas,…
  • Forjados de madera, metálicos y de hormigón
  • Tratamiento y eliminación de humedades
  • Limpieza y consolidación de fachadas
  • Mejora energética de edificios, aislamientos, carpinterías, sistemas de calefacción (geotermia, biomasa,…)
  • Inspección Técnica de Edificios, como apoyo.

En obra nueva, el límite lo marcas tú. Según tus necesidades y preferencias podemos ayudarte a disfrutar de una vivienda a tu medida.

rehabilitacion